21 julio 2016

Círculos de mujeres #terapéutico #Maternidad en #Rancagua! 27 de AGOSTO, 10 am.

"Nos acompañamos las unas a las otras mientras la madre de todas sostiene nuestro rezo" Sulah



"Si la maternidad, en todos sus procesos, fuese respetada por la sociedad, ¿cómo sería tu maternidad?"

¿Hagamos un círculo? y compartamos todo esto que nos pasa cuando estamos en etapa de intencionar nuestros bebés, de embarazos, de duelos gestacionales, de crianzas, lactancias, de hacer pareja, de hacer familia!!! hablemos!!! digamos aquí en la intimidad del círculo, lo que ya no podemos callar, aquello que ya nos disgusta, que nos incomoda... los ropajes de esclava sumisa, abnegada mujer, puede que a varias le estén dando urticaria y también para muchas los de mujer superpoderosa, fuerte, que se las puede todas! basta!! En los círculos de mujeres sobre maternidad nos encontramos con que todas estamos tan cansadas de estar aisladas unas de otras, de comunicarnos vía whatsapp todo el día con nuestras amigas para sentir cobijo, calor, compañía! para escapar un rato de la rutina! y es que nos necesitamos! porque con la cantidad de cosas que tenemos que hacer al día, con todo lo que le tenemos que rendir al jefe, a la familia, amigos, pareja, hijos... no dá! No da para hacer tribu.Y si bien es cierto que no es una exigencia muchas veces explícita la de rendirle a todos, sí es evidente desde nuestra memoria ancestral, la sobrecarga de conductas impuestas por la sociedad de cómo comportarnos con todos los demás, por lo que hoy, comportarse de manera más auténtica a nuestros sentires y menos tratando de agradar o cuidar al resto, es algo que se siente, se vive y se condena en el inconsciente colectivo como una traición y deslealtad a la herencia, al sentirse perteneciente a (familia, cultura, etc). Si traiciono, me excluyen. Encrucijada!!! ¡¿Que hacemos?! Perpetuamos mandatos, perpetuamos lo no saludable.

¿Pero y por qué necesitamos hacer tribu? Pues las mujeres antiguamente siempre estuvieron reunidas en tribu. Criaban juntas, trabajaban juntas, se acompañaban constantemente, lo que hormonalmente sincronizaba sus ciclos menstruales y nos genera mayor producción de ocitocina. Esa hormona tan importante para nosotras puesto que está directamente vinculada con la regulación emocional y la disminución del estrés, es la hormona del amor que se activa en las relaciones amorosas, en los partos y en lactancias. Para una mujer, estar en compañía de otras es invertir en salud mental/emocional/física y espiritual. Cuando hablamos unas con otras, nos comprendemos mejor a nosotras mismas, nos reflejamos en las otras historias y adquirimos mayores recursos y herramientas para lidiar con todo lo que nos pasa. En los círculos siempre se entregará información empoderadora de todos nuestros procesos, sentires y ciclicidades, de manera que podamos seguir profundizando y transformándonos luego de salir de nuestra tarde juntas.  Todas somos iguales, en los círculos no hay etiquetas, exigencias, ni una es más, ni una es menos, porque estamos sentadas a la par con la otra y todas hacia el centro... ya veremos que se trabaja en el centro. 


En éste circulo de maternidad, trabajaremos el soltar, vendremos a sanar! Los círculos son intensos, trabajamos con herramientas terapéuticas muy diversas y potentes y nos vamos muchas veces con tareas para la casa, para generar un cambio tal, que de una buena vez, nos sintamos más sinceras, libres y resueltas con nosotras mismas. Quiero que desde ya reflexiones en que quieres dejar atrás en tu vida que no permite que disfrutes tu maternidad, sea en la etapa que sea, con o sin hijos! Trae esa vivencia, ese dolor, esa relación, ese sentimiento, mandato... Tráelo porque cuando te vayas, te irás sin el. 
Miraremos la relación con nuestra madre y como desde ahí nos relacionamos con la maternidad... miraremos la relación con los padres y la pareja que vimos o no vimos en papá y mamá, para mirar desde ahí nuestras relaciones amorosas... Miraremos con profundo amor nuestras heridas de infancia, para sanar y desde ahí construir maternidades conscientes, imperfectamente perfectas, placenteras. Este círculo lo construimos todas, porque somos, ciertamente, nuestra propia medicina. 

Te espero para volver a la raíz de lo femenino sagrado, a conectar con nuestras sabias internas y sentir esta hermandad de mamás criando en tribu, en contención, en compañía. 







Vengan solitas, tener este espacio de autocuidado es importante. Si tienen bebés que ya gatean bastante o caminan se hace muy difícil realmente ESTAR en el círculo, difícilmente podrán participar y las quiero aprovechando este espacio!.


¿Cuando? 27 de AGOSTO 2016, 10 am. en punto!
Cada círculo será de 10 mujeres máximo. Inversión: $15.000 la duración es de 3 horas aprox.  Para reservar tu cupo se transfiere a mi cuenta. Pídeme los datos al mail más abajo. *No se reserva cupo sin abono, para así darle espacio a otras mujeres. 
Inscripciones al mail: contacto@psicologiayflores.cl 
Lugar: Rancagua, centro Alma Paz
Calle Parque del Este 1237. (Frente a estac. Easy Portal Rancagua, por Javiera carrera)


Abrazos y besos de luz de luna!




Pamela C. Labatut Hernández
Mujer y Mamá
Ps. Clínica y Psicoterapeuta femenina
Terapeuta Floral Acreditada
Terapeuta Complementaria


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...