15 agosto 2011

Si lo que comemos hablara… y uno escuchara

Si lo que comemos hablara… y uno escuchara

Todas las mujeres nos hemos quejado más de alguna vez por problemas digestivos. A menudo decimos u oímos “estoy hinchada”, “hace días que estoy con colitis y no sé que puede ser”, “me duele la guata”, “tengo colon irritable, no tengo cura”. Pues si la hay, y para todas. ¿Cómo? ¡Trabajando en equipo!

Por Ps. Pamela Labatut

Los seres humanos somos una máquina perfecta. La sangre recorre todas nuestras arterias irrigando la cantidad necesaria para que nuestros órganos funcionen acorde a nuestras necesidades; la producción de melanina se encarga del sueño; cada 28 días renovamos nuestras células, etc.… Esta máquina nunca para. No tiene vacaciones ni bonos de fiestas patrias… es totalmente fiel e incondicional en su funcionamiento, pero ¿cómo la tratamos?

Al hacerse esa pregunta tenemos que abarcar al ser humano como un equipo. Y el equipo en cuestión es: mente, emociones y cuerpo físico. Nosotros funcionamos como un engranaje perfecto en una danza que ni siquiera comprendemos totalmente, donde estos 3 elementos se comunican para hacernos sentir, vivir, pensar y experimentar diversos sucesos en esta escuela llamada vida.

Dentro de los procesos de nuestro cuerpo, hay uno con el que las mujeres solemos tener alguno que otro problema: la digestión.

Todos tenemos acceso a información científica de cómo funciona nuestra digestión, qué implica ese proceso, qué rol juega el intestino delgado y grueso así como las frecuentes recomendaciones de la medicina tradicional. Eso ha estado presente durante años, entonces, ¿Por qué seguimos teniendo problemas digestivos? Porque hay algo del equipo mente-cuerpo-emociones que no está en equilibrio.

El creador de la terapia floral, Edward Bach dice al respecto: Enfermedad, es la consecuencia de un conflicto cuando la personalidad se niega a obedecer los mandamientos del alma (…) La causa de la enfermedad pretende provocar que acabemos con una errónea manera de proceder. Es el método más eficaz para poner nuestra personalidad en armonía con nuestra alma. Si no existiera el dolor, ¿cómo podríamos saber entonces que la crueldad duele? Si nunca sufrimos una pérdida, ¿cómo podríamos jamás reconocer el padecimiento que se produce con el robo? A decir verdad, deberíamos aprender nuestras lecciones a nivel espiritual para así, ahorrarnos el sufrimiento corporal, pero a muchos de nosotros les sería imposible. Y es por este motivo por lo que se nos ha otorgado la enfermedad, para acelerar nuestra evolución”.


Es así como, la enfermedad y/o dolencia, se origina en nuestras emociones y pensamientos ligados a ellas. Y es por la enfermedad que podemos evolucionar y corregir aquellas acciones que nos provocan estar en esa situación una y otra vez, preguntándonos qué fue lo que comimos, muchas veces sin dimensionar que la comida casi nunca es la verdadera causa, sino en qué estado me encontraba yo al momento de dejarme nutrir por ese alimento.

En este primer artículo, veremos de qué se ocupa el intestino delgado a nivel psicoemocional y cómo entonces podremos poner en marcha nuestro trabajo en equipo, aprovechando la dolencia como una oportunidad de aprender de mi mismo y no como una molestia.

En el intestino delgado se produce la digestión propiamente tal, mediante división en componentes (análisis) y su asimilación. Su relación con nuestros pensamientos es en total sincronía con el funcionamiento real de nuestro “equipo multidisciplinario”, ya que el cerebro digiere las impresiones en el plano mental y el intestino digiere las sustancias materiales.

Si el intestino delgado se preocupa de analizar los componentes, entonces la pregunta que hay que hacerse es, “¿estaré analizando demasiado?, ¿cuanta crítica y autocritica realizo diariamente?”

Uno de los síntomas más comunes del intestino delgado es la diarrea. En la diarrea tenemos la indicación de una problemática de miedo. Los chilenos solemos ocupar una palabra vulgar para nombrar cuando estamos paralizados de miedo ¿será coincidencia o sincronía?. El que tiene miedo no se entretiene en estudiar analíticamente las impresiones sino que las suelta sin digerir. Por eso en períodos de estrés y en una sociedad cada vez más rápida, muchas veces no alcanzamos a “digerir” lo que nos está pasando, y menos a experimentar en nosotros el miedo que nos embarga. Y nuestro cuerpo, en su sabio actuar, nos lo muestra a través de la diarrea. Es una llamada de atención, es su esencia pidiendo que la cuides.

Por lo tanto, cuando sientas malestares digestivos, estés con colitis o gastritis, pregúntate: ¿cómo estoy digiriendo lo que la vida me esta entregando? ¿Quiero salir rápido del paso?, ¿por qué no me detengo a analizar que es lo que siento? Probablemente si lo piensas y palpes durante unos momentos de conexión con tu propio ser, sientas MIEDO.

Si te encuentras con miedo, detente, obsérvalo, mira como ha penetrado en ti y piensa que puedes hacer concretamente para vencer tu miedo. El miedo es una emoción, y las emociones entran y salen, nunca se quedan a menos que les ofrezcas quedarse.

Las terapias generalmente se enfocan a expandir tu zona de confort y agrandar los límites que siempre has tenido para sentirte seguro. Trata de hacer algo que te provoque miedo, pero en la contención de un espacio seguro, como lo es una terapia, cobijado entre tu familia, amigos, etc. Pídele a alguien querido que te agarre y tírate de espalda confiando que te agarrará, atrévete a escribir un mail a tu jefe diciendo lo que sientes con respecto al ascenso, dile que necesitas su apoyo que no sabes si te la puedes. Luego guarda ese email en tu borrador y léelo durante una semana diariamente. Ensaya frente a un espejo; si tienes la oportunidad, ensaya en una terapia que te ayude a verlo y seguir tu viaje de crecimiento personal, deja que algunas cosas que sobreanalizas sigan su curso, dale unos días más, esos días que nunca te permites y ve lo que pasa, eso es fluir, eso es evolución.

Bendiciones y que tengan buena semana!!!

ARTÍCULO PUBLICADO EL 4 DE AGOSTO EN http://www.mujeractual.cl/?p=9005


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...