30 abril 2011

Fármacos para niños, la Industria del Terror




Con la proliferación de diagnósticos de TDAH (Trastorno de déficit Atencional con Hiperactividad), la mayoría de los cuales es realizada por profesionales con una capacitación insuficiente y una experiencia profesional mínima, el debate social se está centrando de manera bastante absurda entre si se debe medicar a todos los niños con diagnóstico de TDAH.

Este es obviamente una debate condenado al absurdo por varias razones. La principal de todas ellas es que al mismo se acude con intereses económicos (lo que yo gano o dejo de ganar), académicos (mi prestigio), prejuicios (si es un problema de tipo biológico, se debe tratar químicamente), (si es un problema social se debe tratar psicosocialmente), etc...

La realidad es tan sencilla como que quien decide dar medicación a su hijo es ... su padre/madre...



Si unos padres están decididos a dar medicación a su hijo de nada servirá que médicos, psicólogos, maestros, familiares, programas de radio o tv, libros, páginas web, asociaciones de afectados, etc... le proporcionen información, datos, argumentos y razones que lo desaconsejen en su caso concreto.



Y al contrario, si unos padres están en contra de dar medicación a su hijo, tampoco servirá de nada que algún profesional les argumente que, aunque la medicación no resolverá de manera definitiva el problema, la situación actual aconsejaría proporcionar una ayuda temporal al niño mientras se ponen en marcha otras medidas psicosociales.



Un profesional de categoría excepcional con respecto al TDAH (el Profesor Eric Taylor) expuso ante múltiples profesionales en el año 2003 (Jornadas Profesionales de la Fundación CALVIDA, Hospital Ramón y Cajal) que un TDAH debe, ante todo ser valorado en cuanto a su intensidad (leve, moderado y grave) por el grado en que afecta al desarrollo académico, familiar, social y personal de un niño y adolescente. Una vez valorado el grado de afectación del denominado "trastorno" (que es tal en tanto en cuanto afecta al desenvolvimiento de la persona; DSM-IVTR dixit) se debe tomar la decisión de proporcionar ayuda farmacológica o solamente psicosocial.

Pues bien, quienes lo oyeron, lo ignoran y así, en sus actividades profesionales, siguen limitándose a establecer el diagnóstico de TDAH y prescribir o sugerir la medicación en todos los casos. En sus Cursos, Conferencias o Páginas Web insisten deliberadamente en lo mismo. ¿Cuál es la razón de esta obcecación? En el caso de bastantes profesionales que conocemos: Pediatras, Psiquiatras, Neuropediatras, Psicólogos, PsicoPedagogos, Personal de Enfermería Psiquiátrica,... siempre argumentan los resultados del Estudio Multimodal de Tratamiento llevado a cabo en los Estados Unidos por su Instituto de Salud Mental (NIHM).

Pues bien, tras unos resultados de interpretación más que discutible por la metodología seguida en su diseño y desarrollo, el NIHM ha venido publicando los resultados del estudio a lo largo de los siguientes años. A los 12 meses, a los 24 y ahora a los 36 meses. Dado que los resultados a los 12 y 24 meses seguían apoyando la superioridad de los tratamientos farmacológicos sobre los psicoeducativos y sociales, la difusión de los mismos fue amplia en cursos, artículos, conferencias, comunicados de prensa, etc...

Sin embargo las cosas cambiaron en el año 2006. Tras analizar los resultados del seguimiento de estos casos a los 36 meses, los resultados fueron un fiasco para los "farmacólogos". Todas las mejoras obtenidas se fueron perdiendo hasta llegar a igualarse los grupos que recibieron medicación y los que no la recibieron pero si fueron atendidos con otra metodología alternativa.

En agosto de 2007 se publicaron estos resultados, sin embargo, nadie ha dicho nada al respecto: ni una nota de prensa, ni una comunicación en los Congresos Nacionales celebrados en Madrid en enero de 2008 (Fundación CONFIAS o Federación de Asociaciones de Afectados). ¿Por qué se oculta a las familias, a los maestros y a los profesionales de la Orientación estos resultados?.

Quizás como todo en la vida por que se encuentran en juego diversos intereses: económicos, académicos, sociales,...

Para compensar esta nueva forma de "mobbing informativo" [ignorar lo que no deseamos que se sepa] la Fundación CALVIDA y la ALIANZA por los TDAs tomará todas las medidas posibles para difundir este Informe lo más ampliamente posible.

Y ello, pese a conocer perfectamente que los padres que prefieran la comodidad de una pastilla ignorarán estos resultados y siempre tranquilizarán sus conciencias apoyándose en las informaciones parciales, erróneas y tendenciosas de quienes prefieren que los niños corran los riesgos sanitarios de una medicación que "no es inocua", antes que implicarse activamente en su educación requiriendo asesoramiento educativo y adecuación de la metodología escolar a las necesidades de sus hijos.

Le invitamos a conocer y difundir los resultados de este Informe, así como las Recomendaciones del Comité Australiano para el Estudio del TDAH.


FUENTE: www.tda-h.com

RESULTADOS INFORME: http://www.tda-h.com/documentos/36_meses_mta.pdf

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...