27 marzo 2011

Autocontrol y sus consecuencias en el peso corporal

Los pequeños que controlan mal sus impulsos tienen más posibilidades de sufrir sobrepeso años después. Al menos, eso es lo que sugieren dos investigaciones publicadas recientemente en las páginas de la revista 'Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine'. Según sus datos, la falta de autocontrol en la niñez más temprana se asocia con una mayor predisposición a acumular kilos de más en la preadolescencia. El primero de estos trabajos, realizado por investigadores de la Pennsylvania State University (en EEUU), evaluó periódicamente el comportamiento de 1.601 niños que iniciaron el experimento a los tres años.

A esa edad, los pequeños fueron sometidos a una primera prueba que consistía en permanecer sentado durante 150 segundos en una habitación junto a un juguete sin cogerlo. Si conseguían pasar más de 75 segundos sin jugar con él, se clasificaban en la categoría de 'alto autocontrol'.

A los cinco años, los participantes debían completar un test sobre su capacidad para aguardar gratificaciones. Así, los niños podían elegir entre tomar una pequeña porción de su comida favorita de forma inmediata -debían hacer sonar una campanilla- o esperar un poco de tiempo más para obtener una ración mucho mayor. Aquellos que aguantaron hasta 210 segundos sin pedir la comida fueron considerados asimismo como de 'alto autocontrol'.

Los investigadores realizaron un seguimiento a la evolución física de cada participante a los siete, nueve, 11 y 12 años y, tras analizar los datos, comprobaron que aquellos que habían mostrado controlar mal sus impulsos en las pruebas presentaban mayores índices de masa corporal que el resto de sus compañeros. Además, también habían ganado peso de forma más rápida que los otros participantes.

"Nuestros datos apoyan los resultados de recientes estudios que muestran que la obesidad es un problema que tiene sus raíces en los primeros años de vida y que un fallo en ese primer autocontrol podría jugar un papel importante a la hora de predecir el sobrepeso y la obesidad en la adolescencia", apuntan los investigadores en su trabajo.

Alcanzar el premio

La otra investigación sobre el tema que se publica esta semana en las páginas de la conocida revista médica también llega a unas conclusiones similares.

En este caso, un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan (EEUU) realizó un seguimiento a 805 niños desde los 4 a los 11 años.

A través de una prueba muy similar a la que fueron sometidos los participantes del estudio anterior cuando tenían cinco años, los autores de este trabajo midieron la capacidad de los participantes para rechazar el recibimiento de un premio.

Casi la mitad de los participantes fueron incapaces de esperar el tiempo estipulado para recibir la gratificación alimenticia. Precisamente esos niños presentaban un riesgo de sobrepeso un 29% mayor que el resto de sus compañeros siete años después.

En sus conclusiones, los investigadores señalan que en la asociación también podrían haber influido otros factores, como el peso de la madre, por lo que reclaman más trabajos al respecto.

Coinciden este punto los autores de un editorial que acompaña a ambos trabajos. En su análisis, señalan la importancia de luchar contra la obesidad utilizando estrategias interdisciplinares que, como han mostrado los trabajos citados, también tengan en cuenta factores psicológicos.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...