29 noviembre 2010

No se puede cambiar lo externo o interno, si no se tiene la voluntad para hacerlo. Así como eres constante y hasta metódico con tus pensamientos negativos, reproches e intolerancias, aprende a ser constante con algunos sencillos ejercicios para fortalecer el pensamiento positivo que te llevará al cambio: medita, sale a caminar, haz afirmaciones positivas. No se puede cambiar si no hay acción. Actúa!


Suele pasar que cuando estamos hastiados de una situación la negatividad llega a ser tan intensa que nos volvemos intransigentes hasta con todo aquel que nos rodea, y nuestro discurso se transforma en "no puedo cambiar", "no hay solución posible", "no me ayudes, no hay vuelta atrás" negándonos a la posibilidad de ayuda y transformación.

Considera una vez al día hacer una pequeña reflexión antes de dormir: piensa en las personas con las que compartiste tu día. Cómo fue tu discurso hacia ellas?, del 100% del tiempo que hablaste, cuanto porcentaje lo utilizaste en frases negativas? cuanto escuchaste a la otra persona?. La idea no es hacer un mea culpa, sino aprender a observarse, amándose tal cual uno es no existe la culpa sino sólo el aprendizaje sobre tu propio ser en base a la auto-observación.

Bendiciones infinitas y que tengan una próspera semana!

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...